Una creciente precarización del trabajo denunció el diputado Patricio Melero, a raíz de la sostenida pérdida de calidad laboral reflejada en el aumento de empleos por cuenta propia -de menor calidad y con baja protección social- y la reducción de los trabajadores independientes.

“Es evidente que las calles de las grandes ciudades están saturadas de comerciantes de pequeños artículos importados, cientos de personas recolectan cartón, papel o latas, otras miles venden disímiles productos comestibles en carritos, artistas callejeros, artesanos y cantantes; todos laborando en condiciones mínimas e insuficientes para una supervivencia digna”, argumentó el parlamentario.

Expuso que la última encuesta de empleo del Instituto Nacional de Estadísticas muestra que la tasa de desocupación del trimestre diciembre 2016 – febrero 2017 subió a 6,4% ubicándose levemente por sobre lo que proyectaba el mercado. Es la tasa de desocupación más alta observada en la medición para el mismo trimestre de referencia en comparación a los 2 años anteriores.

Según categoría ocupacional, los ocupados crecieron impulsados por trabajadores por Cuenta Propia (8,1%). Por otro lado, los asalariados (-2,1%) registraron la disminución más pronunciada de la actual encuesta.
“El problema está en que este tipo de ocupaciones se caracterizan por ser muy precarias, aseguró Melero, sin leyes sociales, sin cotización, sin contrato, sin derechos ni deberes laborales, sin previsión o seguros de salud, y muchas veces, sin impuestos ni impacto en la recaudación fiscal”.

Según el parlamentario la responsabilidad es del gobierno de la Nueva Mayoría que no ha sido capaz de sostener un crecimiento económico robusto, deteriorando el mercado del trabajo empujando a miles de chilenos a desempeñarse en trabajos precarios.

Analistas del mercado sostienen que, ante la imposibilidad del mercado de generar nuevos puestos de trabajo formales, esa fuera laboral ha migrado hacia sectores informales que, aunque aporten a las cifras de actividad, no generan desarrollo, innovación, y desde un punto de vista de largo plazo, no generan trascendencia.