Crónica: El CENSO 2017 en primera persona

Marlene Valladares
24 abril, 2017
3676 Lecturas
1 comentarios

La Voz de Maipú salió a cumplir con su rol republicano, mejor dicho: yo, Marlene Valladares, periodista de La Voz, me abalancé a la jornada del miércoles 19 de abril.

Siempre quise censar

Me inscribí con anticipación para censar, porque salir a realizar ésta labor era una de las experiencias que estaba en mi lista de lo que debo realizar en la vida. Y la verdad, que estaba muy entusiasmada con aquello, algo ansiosa, y como  la información con el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) no fue fluida, estuve nerviosa como dos semanas seguidas.

El censo como estrategia política

Una semana antes me enviaron un correo para capacitarme. Allí llegué, atrasada, pero no importó, porque la charla comenzó con una hora de retraso. Al darme vuelta, mientras hacia la fila para inscribir mis datos, me di cuenta que dos personas más atrás estaba Beatriz Sanchez, que solo hace algunos días o quizás semanas se declaró pre candidata presidencial.

Los periodistas, o relacionados con éste lindo oficio, entenderán que te da una revuelta en guata y que tienes que hacer algo (no al estilo groopi, sino al estilo periodista). Claro, muchas otras personas lo notaron antes que yo, por lo que Beatriz ya estaba envuelta entre selfies, confesiones de amor y de apoyo. No me acerqué.

La capacitación fue más fome que chupar un clavo -como dice mi abuela-, muchas preguntas redundantes de los asistentes. Al terminar, me acerqué a ella y le confesé mi amor de periodista a periodista, dejé afuera el sentido político.

Después del día del censo, me di cuenta que muchos candidatos se habían ofrecido de voluntarios. Y ¿cómo no? si es una forma muy fácil de acercarse y verse más cercano a las personas.

Día del Censo

El día antes del censo aún no tenía local designado. Revisé reiteradas veces su página, con la esperanza que ya tuviera mi local, situación que nunca pasó. Me sentía como cuando mis papás no me dejaban salir con mis amigas y me tenía que quedar en la casa, es decir, desesperada -de verdad quería censar-.

El 19 de abril, a los 8 de la mañana decidí salir al local más cercano, a ver qué pasaba. Allí me tomaron con desesperación, al parecer faltaban censistas -después supe que mi suposición era afirmativa-. Para mi sorpresa me tocaría censar en la misma villa, El Abrazo de Maipú, donde nací y crecí, eso sí, en la “zona rural”.

El nuevo Chile

Comenzaba mi trayecto en Camino Lonquen, para seguir por 4 Poniente y terminar por la calle Ayllavilu.

El primer sitio que censé constaba de al menos unas 6 “viviendas”, al llegar a la tercera me encuentro con dos piezas una al lado de la otra, donde vivían -deben seguir viviendo- 10 haitianos. Que con la ayuda de una chilena que trabaja en el lugar, pude realizarles el formulario, porque hablaban poco español.

Debo admitir que la situación me sorprendió: Me sorprendió que estuviesen viviendo 10 personas en dos piezas pequeñas -soy mala con las dimensiones, por lo cual no me aventuro a darlas-, pero que a pesar de eso estuviesen contentos, dispuestos y con ansias de participar del proceso.

Solo uno de ellos había terminado el colegio, el cual era profesor de matemáticas, pero trabajaba en la construcción, como lo demás. Las mujeres se desempeñaban principalmente de vendedoras en verdulerías o comida rápida.

Le avisé a mi supervisor sobre la situación, se sorprendió, pero no tomó medidas en el asunto. Yo tampoco -ahora, mientras escribo, me doy cuenta que las debo tomar, las tomaré y les contaré-.

Diversidad – Desigualdad

Al pasar al siguiente sitio, la situación era distinta, es más, en la primera casa me esperaban con desayuno servido, “llévese un yogurt” me decía el caballero, muy amable. Se notaba que la situación económica era diametralmente distinta a lo que había visto al lado, a solo unos pasos. Tal vez esa era la magia de la “zona rural”.

Debo admitir que a la décima vivienda ya había perdido mi goma de borrar y había tenido que devolverme a buscar el lápiz en dos ocasiones -el formulario solo se podía llenar con ÉSE lápiz, onda PSU-.

Durante todo el día recorrí distintos tipos de casas -de materiales diversos-, con distintas situación educacional, diferentes formas de expresarse, diferentes descendencias e idiomas. Eran todos vecinos, solo a algunos pasos -a unas parcelas.

Lo que me pareció una excelente imagen de lo que debiese ser Chile en su totalidad, que no se formasen guetos por situación económica, sino que todos compartiéramos nuestros espacios. Por otro lado, me pareció preocupante los niveles de desigualdad -lo cual no es novedad en Chile-, sobre todo con nuestros visitantes haitianos, puesto que algo hay que hacer.

Son situaciones que uno sabe que pasan, pero que al relacionarse en primera persona con ello, uno le asigna un peso distinto.

El orgullo del maipucino

Si había algo en común, en al menos el 50% de los encuestados, era el orgullo de ser de Maipú, frases como: “yo he vivido en Maipú toda la vida”, “yo soy maipucino desde siempre”, “yo estaba aquí cuando todo esto era puro potrero”, se repitieron en distintas casas.

Algunos nunca habían vivido en otra comuna, otros ya llevaban cerca de 20 años acá, también estaban los que se habían ido, pero que volvieron porque “Maipú tiene algo especial”.

Al finalizar la jornada

A eso de las 7.30 de la tarde terminamos con mi compañero. El supervisor nos esperaba en una camioneta -teníamos ese privilegio por ser de la “zona rural”- y volvimos al colegio, donde el supervisor, de mi supervisor, nos dijo que habíamos llenado mal la Hoja de Resumen de Datos -la C2 en la jerga censista-, por lo que nos pusimos otra vez a trabajar.

Salimos con mi compañero -de unos 20 años- a las 9 de la noche del colegio, que al menos quedaba cerca de nuestras casas. “Estoy muerto, nos tocó lo más difícil, pero fue una buena experiencia. Ahora, me voy a fumar un caño, a pensar sobre lo descubierto éste día y me voy a acostar”, con esa frase, que él me dirigió, pude cerrar el día de censista.

Foto: Agencia Uno.

Tal vez te interese leer...

Pablo Vidal sale a agradecer personalmente por el apoyo electoral
Noticias
12 compartido687 lecturas
Noticias
12 compartido687 lecturas

Pablo Vidal sale a agradecer personalmente por el apoyo electoral

Nicolás Aravena - 22 noviembre, 2017

A la salida de la estación de metro Las Rejas, y en conjunto con su equipo de campaña, el diputado…

Lanzamiento de Hexalinks: El juego de estrategia que se toma Maipú
Entrevistas
5 compartido311 lecturas
Entrevistas
5 compartido311 lecturas

Lanzamiento de Hexalinks: El juego de estrategia que se toma Maipú

Marlene Valladares - 22 noviembre, 2017

Hexalinks es un emprendimiento maipucino que se basa en un juego de cartas. Este 25 y 26 de noviembre desarrollarán…

Smapa y Aguas Andinas llegan a consenso que ahorrará 14 mil millones a la Municipalidad de Maipú
Noticias
10 compartido269 lecturas
Noticias
10 compartido269 lecturas

Smapa y Aguas Andinas llegan a consenso que ahorrará 14 mil millones a la Municipalidad de Maipú

Marlene Valladares - 22 noviembre, 2017

Ayer, fue aceptado por el Concejo Municipal el acuerdo entre Aguas Andinas y Smapa, lo que permitirá un ahorro de…

comentario

  1. Vivificante relato. Todos los encuestadores que he escuchado han quedado cansadísimos, pero muy entusiasmados por la experiencia realizada. Felicitaciones.

    Reply

Comenta nuestras noticias