La relación entre el abogado Nicolás Pizarro Juliá y la Alcaldesa de Maipú: Cathy Barriga, fue de más a menos.

El 6 de diciembre de 2016, Pizarro aparecía -al menos públicamente- por primera vez al lado de Barriga. De profesión abogado y con experiencia municipal como Director Jurídico y Administrador Municipal en el gobierno local de Rodolfo Carter en La Florida, la sensación inicial era que, a pesar de su juventud, Pizarro no venía a improvisar, ni aprender. Era un tipo probado.

Pero no todo salió como se esperaba. Diferencias de criterios, y un mal manejo con la asignación de recursos a los concejales, terminaron por sepultar lo más importante entre un alcalde en ejercicio, y alguien de su equipo más cercano: la confianza.

Una fuente del equipo de Barriga habló con La Voz y sostuvo que “de forma progresiva se fue perdiendo la confianza en Pizarro. Por ejemplo con el tema de los recursos a los concejales, mostró mucha debilidad”.

Pero la gota que colmó el vaso, fue lo que sucedió el pasado viernes. Tras decidir que no quería seguir trabajando con él, la alcaldesa habló con el Director Jurídico para ofrecerle tomara la Administración Municipal. Tras tener el sí conversó de forma personal con Pizarro, para pedirle de manera formal que diera un paso al costado.

A Pizarro la determinación de Cathy Barriga lo tomó por sorpresa, y pidió algunos días de vacaciones, con el fin de analizar su futuro. Sin embargo, Pizarro cometió un error: filtró a algunas personas que él estaba renunciando, intentado -tal vez- revertir la situación.

Esa jugada terminó por convencer a Barriga, que Pizarro no era un tipo de confianza. Además el ex Administrador, en un intento por hacer más honrosa su salida, incluso habría deslizado que los problemas los tuvo con el Diputado y marido de Barriga, Joaquín Lavín León.

La semana pasada, fue la última legislativa, por lo cual Lavín León, ni siquiera se habría aparecido por el Municipio, lo que dificulta aún más la versión de Pizarro respecto a una eventual discusión entre ambos.

De esta forma Pizarro duró apenas 58 días en el cargo, siendo uno de los administradores municipales de Maipú, que menos días ha logrado mantener la confianza del alcalde de turno.