Cuando el reloj marcaba que faltaban 20 minutos para las dos de la tarde, la tranquilidad que, a esa hora, reinaba en el Paradero 15 de Pajaritos, se vio interrumpida.

Tras salir del lugar donde una máquina lava los autos, una conductora perdió el control de su vehículo. La acción, cuentan testigos a La Voz, “ocurrió de forma muy rápida, y nadie entendía lo que pasaba”. En total fueron seis los autos que cargaban combustible, los que fueron colisionados. Además un trabajador del lugar quedó herido, junto a otras dos personas.

Todo terminó con el auto que perdió el control, estrellado contra un dispensador de combustible y parafina. Lo anterior motivó un amplio operativo por parte de bomberos, expertos en accidentes de esa naturaleza, quienes tomaron todos los resguardos para evitar algún tipo de explosión.