Fue un éxito rotundo. El Santiago Bueras de Maipú con sus galerías llenas de, en su mayoría, mujeres que alentaban a sus pequeños. Madres, tías y abuelas vestidas con los colores de sus alianzas. En la pista atlética niños de pre kínder y kínder corrían por el honor y la gloria. También había carreras con obstáculos que hacían más linda la situación.

Se vivió una fiesta en las “Olimpiadas infantiles” y los más pequeños fueron los grandes ganadores pues vivieron una experiencia inolvidable.

Participaron en la actividad jardines infantiles particulares subvencionados y municipalizados pertenecientes a la CODEDUC