Vecinos de Ciudadanos en Acción desplegaron carteles contra los que aprobaron la polémica licitación

Vecinos de Ciudadanos en Acción desplegaron carteles contra los que aprobaron la polémica licitación

El tema de la basura en Maipú se está convirtiendo en karma (en uno muy negativo). El día viernes 24 de junio de 2011 el concejo municipal de Maipú sometió a votación el contrato en el cual se definió a la empresa que recibirá la basura que produce la comuna. Y al final, como siempre, todo terminó en un escándalo de proporciones.

El proceso para elegir a la empresa ganadora partió con problemas. Nada más publicada la licitación, la empresa Proactiva Chile, dueña del relleno sanitario Santiago Poniente, interpuso una demanda ante el tribunal de compras, pues a su juicio la licitación ponía trabas para ellos, que afectarían la libre competencia. En términos simples, Proactiva acusa una licitación hecha a la medida de sus competidores.

El Municipio, sin esperar el fallo del tribunal, sometió a votación la propuesta de KDM, la cual consiste en $8.981 pesos por tonelada. Más atrás quedó Santa Marta con un valor de $10.588

Momentos antes de votar, el concejal UDI: Antonio Neme, lanzó duras acusaciones. Reconoció públicamente que lo intentaron sobornar y que él no aceptó. Y fue más allá: “Los únicos perjudicados con esta licitación que nació mal en su esencia va a ser la gente de Maipú, porque van a pagar sobreprecio, van a pagar una basura mucho más cara. A mi juicio no existió una igualdad en la postulación. Yo creo que está viciada, yo creo que fue hecha a la medida”, dijo ante los aplausos de varios dirigentes sociales que gritaban que el concejo se había vendido.

Al momento de votar, el alcalde Alberto Undurraga, junto a los concejales: Herman Silva, Marcelo Torres, Carlos Jara, Mauricio Ovalle, Christian Vittori, Carlos Richter y Carol Bortnick, aprobaron a KDM. En tanto Antonio Neme y Marcela Silva rechazaron. Nadia Ávalos, por su parte, se abstuvo. Con ello, el alcalde logró el quórum calificado que necesitaba para firmar un contrato que excede el periodo de su mandato, pues Maipú depositará su basura con KDM en el relleno ubicado en Til Til, por los próximos 5 años.

GRANDES PROBLEMAS

Si Maipú depositara su basura en Santiago Poniente, se podrían haber ahorrado más de 1.500 millones de pesos. Hoy, el concejo aprobó un contrato con sobreprecio, donde los únicos perjudicados son los vecinos. Al igual que en el año 2004, cuando un candidato a alcalde llamado Alberto Undurraga, criticaba a Roberto Sepúlveda, alcalde de la comuna, se pagaron 1.500 millones de pesos de más, y otra vez es KDM quien está detrás.

Más grave aún es que la votación se haya efectuado cuando un concejal acusó que intentaron sobornarle. Los dirigentes sociales se preguntaban, con justa razón: ¿Aquellos que pasaron por la oficina de Neme a ofrecerle dinero no habrán pasado por la oficina de los otros concejales?

Tras aprobar el contrato un molesto Antonio Neme se paró del concejo y se retiró. En las afueras, vecinos de diversas tendencias le abrazaban y le daban las gracias. Lo mismo hizo minutos después Marcela Silva.

En el fondo el concejo escogió la propuesta más barata, sin embargo la empresa que habría podido bajar los costos, fue dejada fuera. Lo extraño es que comunas como Isla de Maipo, que no supera los 30.000 habitantes, pagan menos de 8.000 por tonelada y Maipú, la comuna más poblada del país y que más basura genera, llega casi a los 9.000 pesos. Entonces la lógica del mercado no está imperando. ¿Por qué comunas más pequeñas pagan menos que nosotros?

¿Le pagaron a algunos concejales? ¿Se arregló la licitación? Los hechos están en las actas municipales y en las conciencias de los integrantes del concejo. Mejor dejar que juzgue el lector.