“Los males que hemos causado de diferentes maneras, contradicen nuestra vocación cristiana, nos duelen y averguenzan profundamente y quitan confiabilidad a la Iglesia”, dijo frente a más de 30 mil fieles el Cardenal Francisco Javier Errázuriz. La frase, fue replicada por todos los medios de comunicación, como la forma que encontró el sacerdote para pedir perdón a los chilenos por los casos reñidos con toda norma moral, en los que se han visto envueltos miembros de la iglesia católica.

Con la presencia del Presidente Sebastián Piñera y la Primera Dama: Cecilia Morel, se celebró la “Misa Por Chile”, donde se festejó, acompañados de 27 diócesis del país, a la Virgen del Carmen Misionera, la cual fue enviada por el Papa Benedicto XVI como un regalo por el Bicentenario del país en abril de este año, y que recorrió las zonas más devastadas por el terremoto y tsunami. Su recorrido por el país lo inició en Maipú, precisamente en el edificio “Don Tristán”. La imagen también estuvo en la Mina San José, como un modo de apoyar a las familias de los mineros.

En el “Momento del Perdón”, Errázuriz hizo un mea culpa a nombre de la iglesia. Sin embargo puso el acento en que pedir perdón es algo que no destruye a la iglesia, sino que hace creíble el camino del evangelio. “El grave daño que causan estos pecados, que a veces son verdaderos delitos, nos llevó a la petición de perdón con que hemos iniciado esta eucaristía”, dijo Errázuriz

Según el portal web de la Municipalidad de Maipú, el alcalde Alberto Undurraga, expresó que: “cuando una Institución pide perdón y lo hace de manera clara y lo hace con humildad como ha sido hoy, emociona”. Y añadió, “cuando se pide perdón se puede construir hacia adelante y lo que ha hecho hoy día el Cardenal, a nombre de toda la Iglesia, da cuenta de que hay mucho fondo espiritual y mucho con lo cual construir”.