El debate por estos días es la fusión de varios colegios municipales ante la baja demanda por matrículas que existe. Los particulares subvencionados parecen, poco a poco, ir devorando a la educación pública. Algunos acusan intentos de la derecha por privatizar la educación, sin embargo la tendencía histórica ha sido una masiva fuga del sistema público. En Maipú las cosas parecen ir en contra la corriente.

 

El día sábado 20 de noviembre en el Colegio Enrique Kirberg, el alcalde Alberto Undurraga se paseaba contento. Centenares de padres y madres esperaban a sus hijas quienes rendían pruebas de admisión para ingresar al Liceo Bicentenario de Niñas que estará habilitado en 2011.

 

El proyecto de un colegio de excelencia para mujeres, pone fin a una suerte de discriminación en la comuna. Hace 8 años que existe el Liceo Nacional, Colegio que ha demostrado que la educación pública de calidad es posible, cuando la comunidad se compromete. Desde el 2011 las mujeres de la comuna tendrán también esa opción.

 

Quizás lo triste del asunto es que 400 niñas rindieron exámenes y sólo 180 quedarán. Otro punto importante y sorprendente es que el 80% de las postulantes viene de colegios particulares subvencionados. ¿Hay que cerrar colegios o mejorar los existentes? Los expertos lo dirán, pero en Maipú se establece un precedente: educación municipal de calidad es posible, sólo se necesita tiempo, recursos y maestros de excelencia.