No había ocurrido terremoto, sin embargo el panorama en la mayoría de las estaciones de servicio de la comuna se le parecía. Y mucho. Esta semana se terminó la rebaja temporal de 6 a 4.5UTM que el gobierno de Michelle Bachelet impulsó a comienzos de 2008 cuando el barril de petróleo se acercaba a los 100 dólares. Los usuarios de autos acudieron en masa a llenar sus estanques de combustible, antes que el gobierno encabezado por Sebastián Piñera decidiera no innovar en la materia, argumentando que esos dineros irán para la reconstrucción del país.

La situación no es del gusto de la ciudadanía y en especial del alcalde de Maipú. En conversaciones con La Voz, Alberto Undurraga calificó el impuesto de “injusto y absurdo. Injusto porque toca a los sectores medios, de nuestra comuna y todo el país, que son los sectores que reciben menos apoyo. Y absurdo porque el país tiene recursos para la reconstrucción. Eso es algo que todos queremos (…) Los impuestos son para que paguen más, lo que tienen más recursos. Hay alternativas: está el royalty, las platas en el extranjero. Además Undurraga sostiene que el impuesto “se paga dos veces: cuando vamos a echar bencina y cuando suben las tarifas de los colectivos”.

Acompañado por el presidente nacional de la Federación de Taxis Colectivos, Héctor Sandoval, ambos encabezaron una protesta que incluyó bocinazos de colectivos y autos particulares, además del rayado de los mismos con frases alusivas al alza de los precios.