DECLARACIÓN PÚBLICA

Compañeras y compañeros:

Durante el último tiempo hemos visto como nuestro partido ha sido denostado públicamente por sus prácticas políticas y sus “mecanismos” de democracia interna. Nuestra dirigencia ha sido cuestionada, no sin razón y sin duda nuestro Presidente, el Senador Camilo Escalona; hoy por hoy, es uno de los personajes más repudiados por la opinión pública. Lo anterior, sumado a un desgaste dentro de nuestra coalición de gobierno, ha llevado a una serie de acontecimientos lamentables: la fuga de militantes valiosos, que no han encontrado los espacios necesarios de expresión de sus posturas, la partida de dos Senadores (incluyendo el más votado), una convención partidaria para proclamar a nuestro candidato presidencial duramente cuestionada por su legitimidad y sin duda, lo más grave, la perdida de un importante capital político que se refleja en la derrota electoral de dos de nuestro Senadores, sin mencionar la baja de nuestra representación en la cámara de Diputados.

Hoy como Partido Socialista, debemos asumir nuestra derrota electoral, debemos asumir las criticas que se han planteado desde hace tiempo, respecto a las prácticas políticas de determinados dirigentes, que solo han demostrado miopía y mezquindad, generando fisura en nuestra unidad partidaria; que no han favorecido el diálogo o el mecanismo de los acuerdos, sino que solo han impuesto la lógica de las “mayorías”.

Desde esta perspectiva, expresamos nuestra sincera y ferviente crítica a la conducción actual del Partido Socialista de Chile, particularmente, al Senador Escalona. Creemos que su arrogancia y terquedad a lo largo del proceso de definición del candidato presidencial y conducción del partido ha derivado en una dispersión aguda y creciente del socialismo chileno, lo que a la larga ha confluido en este penoso despliegue público en el que las peticiones de renuncia y las acusaciones mutuas han puesto al socialismo en una situación mediática que creemos oprobiosa.

Todo esto, nos tiene en un escenario sumamente complejo, tanto interno como externo. La derecha esta ad portas de ganar el Gobierno. Nuestro país corre el peligro de ser gobernado por la derecha, nuestro pueblo esta en peligro de ser vulnerado y engañado, están en riesgo los trabajadores, los pobres y las minorías étnicas y sexuales.

Hacemos un llamado a la reflexión interna. Como Partido Socialista, tenemos responsabilidad en el castigo electoral que demostró la ciudadanía a nuestro candidato presidencial. Urge que nos miremos a las caras y cada cual asuma sus culpas y demuestre grandeza.

Hacemos un llamado a los dirigentes de nuestro Partido en particular a nuestro Presidente a demostrar su nobleza y ser humilde en estos momentos de oscuridad. En este sentido agradecemos el actuar del Presidente del Partido Radical Social Demócrata, del Presidente del Partido Por La Democracia y del Presidente del Partido Demócrata Cristiano, que en gestos de humildad recogieron el sentir de nuestros compatriotas y el que hiciera ayer nuestro candidato presidencial, el senador Eduardo Frei. El Partido Socialista no puede ser menos.

Hacemos un llamado a la unidad de nuestro Partido. A reconocer nuestros adversarios en la derecha y no en nuestras filas.

Hoy nuestro deber es salir a apoyar a nuestro Candidato Presidencial, que esta dando una de las batallas mas complicada de la Concertación. Todos estamos y debemos ser convocados en esta lucha.

Creemos que la ciudadanía no espera menos del partido que se define como la vanguardia en la lucha por la igualdad, la fraternidad y por sobre todas las cosas, la Libertad.

Fraternalmente,

Juventud Socialista Grandes Alamedas